Con una superficie cultivada de 36.000 hectáreas y una producción superior a las 320.000 toneladas anuales, Sevilla es la mayor zona productora de arroz de España. El cultivo en la zona está fuertemente profesionalizado, y actualmente cerca del 98% de la superficie se cultiva siguiendo el Reglamento de Producción Integrada. El cultivo de arroz se realiza además en las proximidades de Doñana, siendo los arrozales un hábitat importante para la alimentación de las aves.

Sin embargo, el cultivo se enfrenta a retos significativos, en buena medida derivados de las incertidumbres acerca de la disponibilidad de agua de calidad, situación que empeorará en el futuro de acuerdo con la mayoría de las predicciones climáticas. Además, puesto que el cultivo de arroz es a nivel global un gran emisor de metano y de oxido nitroso, ambos gases de efecto invernadero, existe un interés claro por parte de instituciones públicas y actores privados en reducir las emisiones difusas de estos gases generadas desde este cultivo.

Por ello, existe un fuerte potencial para desarrollar, ajustar e implementar en Sevilla prácticas de cultivo y post-cosecha que permitan reducir el uso de agua y las emisiones de gases de efecto invernadero mientras se mantiene y mejora el efecto sobre la biodiversidad. Esto permitirá adaptar las prácticas de cultivo a nuevos escenarios con menor disponibilidad de agua, así como mejorar su sostenibilidad, contribuyendo a que Sevilla se posicione como una región líder en sostenibilidad del cultivo de arroz.

Actividades

El proyecto cuenta con cinco Paquetes de Trabajo: